lunes, marzo 21, 2005

Literatura: El caballero ladrón.-

Ya comenté muchas veces aquí que soy un irredento fanático del cine y la literatura.-Para el cine prefiero las películas donde pueda apreciarse trabajo de actuación, que sean historias verosímiles y si están enmarcadas en un trasfondo histórico...mucho mejor.-
Pero en la literatura me muevo de otra manera, acepto todo y todo lo leo, después decido si valió o no la pena el esfuerzo; y al decir literatura me refiero también a las antes llamadas historietas, devenidas hoy en "comics" (aunque de cómico no tengan nada).-
Ya que ayer hice una referencia al personaje de Fantomas, se me ocurrió que así como los norteamericanos gustan de esos super heroes ciento por ciento justicieros; pareciera queen Europa prefieren mas al personaje ambiguo, entre bueno y malo, que tal como alguna vez dicen que hacía Robin Hood, saqueaba alos ricos y ayudaba a los necesitados.
Lo tenemos a El Santo; Fantomas, Rocambole; y al aristocrático Arsenio Lupín, del cual quisiera transcribir una biografía que ni yo mismo conocía y encontre buscando por allí:
Arsenio Lupin nació en Blois, en 1874, hijo de Henriette dAndrézy, una dama de buena familia, y de Théophraste Lupin, un profesor de boxeo, ladrón ocasional, del que aprendió algunas lecciones que le serían útiles. Al morir el padre en una cárcel de Estados Unidos, donde cumplía condena por robo, su madre se encontró desamparada con el pequeño Raúl (su nombre original) de 6 años, hasta que la recogió una antigua compañera de internado, la condesa de Dreux-Soubise. Henriette la servía como camarera y costurera, y la condesa la trataba con altanero rigor, lo que motivó que el niño, para vengar la humillación constante de su madre, robara un collar legendario de la familia: un collar de la casa real que había ambicionado María Antonieta, reina de Francia. Fue su primer robo, realizado con ingenio y pericia, en el que el futuro Arsenio Lupin ya apuntaba maneras. Y algo todavía más importante, marcaba ya a tan temprana edad dos elementos fundamentales de su carácter: la inclinación por lo bello y ajeno, y su odio por la injusticia. De ahí que sus víctimas fueran los más ricos, mientras que más de un pobre iba a recibir su ayuda desinteresada.

El robo tuvo sus consecuencias, ya que, al no descubrir al ladrón ni recuperarse el collar, encendió la ira de la condesa contra su antigua condiscípula, a la que acabó despidiendo sin previo aviso ni razón. Henriette moriría seis años más tarde en un pueblecito del interior de la provincia. Bastante tiempo después, el Echo de France, la gacetilla de la que se servía Lupin para hacerse publicidad y dar cuenta de sus acciones, publicó que Arsenio Lupin había recuperado y devuelto el collar a sus legítimos dueños: "No cabe sino aplaudir esta atención delicada y caballeresca". Lo que no dijo el Echo de France fue que, durante el tiempo que vivió Henriette, recibió una cantidad de dinero suficiente cada año para poder llevar una existencia digna, fruto de la venta de algunas de las joyas que enjaezaban el collar. Una muestra más de la madurez temprana del intrépido y previsor Lupin.

Pero, como nadie es infalible -ni tan siquiera él, para quien el robo es un juego y un arte-, también Lupin fue engañado de joven y perdió todos sus ahorros. Claro que fue una dama quien se los pidió, con la excusa de socorrer a unos desventurados pobres que ella decía ayudar a espaldas de su marido. Y bien es sabido que nuestro elegante ladrón de guante blanco jamás se ha podido resistir a la llamada de socorro hecha por una señora en apuros. Además, le había robado ¿a ella y a su marido¿ cuatro millones en títulos del tesoro, por lo que accedió generosamente. Y fue engañado doblemente, porque los títulos resultaron ser falsos, por lo que él reconoció: "Es la única vez que me la han jugado en toda mi vida. Pero, ¡caray!, me la jugaron bien y limpiamente¿ ¡Y a qué precio!"
¡Pobre Arsenio! Al final lo embromaron a él...y bueno...dicen que quien roba a un ladrón...
Para la próxima le prometo investigarlo a Rocambole, a Jos+e Bálsamo y a algún otro de estos interesantes y divertidos personajes.-
E.Hyde.-
LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net