martes, abril 05, 2005

Historia de Europa:Tres mitos del Vaticano.-

EL COLOR PURPURA DE LOS CARDENALES
Un símbolo que siempre se nos aparece, es cuando vemos a algún Cardenal de la Iglesia Católica, ataviado con vestimentas rojas saturadas, algo intermedio entre el escarlata y el carmesí.
¿Pero nos hemos preocupado a que se deben estas vestimentas, que los diferencian de los sacerdotes y obispos?. Algunos de vosotros conoceréis la historia, no exenta siempre del simbolismo de la sangre.
Los Cardenales vienen vistiendo de rojo desde 1465 y se interpreta el simbolismo de este color, diciendo que expresa la disposición a derramar su sangre por la Fe.
Concretamente portan sotana roja y en las ocasiones especiales, capa roja de seda y una larga cola que llevan recogida sobre el brazo, como los antiguos romanos portaban la toga.
Pero esta circunstancia, demás de su hermético simbolismo, se debe a que un Papa veneciano, concretamente Pablo II, el cual era muy aficionado a la magnificencia y a la pompa, dispuso que sus cardenales vistieran así. Incluso el mismo prefería también ese color.
Solamente años después cuando el Papa Pío V pasó a ocupar el Solio Pontificio en 1566, creó la costumbre de que los Pontifices vistieran de blanco.


EL NOGAL MALDITO
Un hecho macabro ahora. En Roma y en la Piazza di Popolo, es decir La Plaza del Pueblo, existía en tiempos un gran nogal. Pero aquel punto era un lugar maldito para los romanos y para la Iglesia.
Aquel nogal marcaba el punto exacto en donde estuvo la tumba de Nerón y el sitio en donde se quitó la vida.
Pero el pueblo se había quejado insistentemente al Vaticano de que en lugar pasaban cosas muy raras, diciéndose incluso que los demonios asediaban aquel extraño lugar.
En 1099 se dice que la Virgen María se apareció al Papa Pascual II, pidiéndole que fuese talado el nogal y desenterrados los huesos de Nerón, para quemarlo todo junto y tiradas las cenizas al Tiber.
El Papa hizo todo lo que se le dijo, e incluso aplicó personalmente el primer golpe de hacha sobre el nogal.
Mas tarde en 1472, el papa Sixto IV mandó construir en ese lugar la Iglesia de Santa María del Popolo. Si algún día la visitáis, podréis ver sobre el altar principal en uno de los relieves de la bóveda al Papa Pascual II cortando el árbol infausto.

LA MISTERIOSA PAPISA JUANA

Image hosted by Photobucket.com
Una antigua y misteriosa leyenda medieval, nos habla de la época de las penurias y la hambruna en la Polonia del Siglo X, tiempos difíciles aquellos de invasiones y epidemias.
Continua la leyenda que solo los curas mendicantes y los niños en aquellos duros tiempos podían subsistir, y que una mujer joven y pobre que no quería prostituirse, se colocó un habito de un sacerdote muerto por la peste y se dedicó a mendigar como un hombre.
Juana se llamaba esta mujer y como era muy lista, se dió cuenta que los clérigos que más ganaban eran los que se dedicaban a predicar la palabra de Dios en las plazas y en las iglesias de los pueblos.
La leyenda nos acerca al cambio de Juana, que con verbo inteligente se transformó en un orador magnifico, hasta el punto que acudían gentes en pequeñas peregrinaciones para escuchar su palabra.
Sus hábitos la confundían con un monje y ella nunca dijo ser mujer, su fama siguió creciendo y dicen los escritos que al cabo de un tiempo fue nombrada "Obispo" y en la imaginación popular de Obispo a Cardenal solo hay un paso... y de Cardenal a Papa, solo un poco de suerte.
Continua la leyenda que durante algunos años, ejerció muy bien sus deberes papales pero que una vez como mujer que era, sucumbió ante la belleza de un paje, y que a raíz de este hecho quedó embarazada.
La "Imaginería" continua que ya estando a punto de dar a luz y habiendo durante todo el tiempo ocultado su condición femenina y su ingravidez, se dirigió con el "Anda Papal" a la Iglesia a celebrar la Fiesta del Corpus Christi. Y quiso el destino que en aquel momento diera a luz.
Existen varios finales diferentes de esta leyenda. En alguno se afirma que la Papisa Juana fue linchada en el lugar por la multitud, otras versiones apuntan que terminó sus días junto con su hijo en un castillo papal confinada de por vida, y en otras versiones de la leyenda se habla de que murió en la pobreza junto con su hijo.
LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net