viernes, abril 01, 2005

Historia del arte: Musica- Carmina Burana.-

CARL ORFF

Image hosted by Photobucket.com

CARMINA BURANA

Este manuscrito encontrado en el sur de Baviera, Alemania, contiene alrededor de doscientos poemas y canciones escritos entre los siglos XII y XIII, y constituyen la más importante y completa colección de poesia lirica en latín medieval.

Canciones moralizadoras y satíricas o de amor, canciones en honor del vino y del juego, así como las religiosas, son los variados y coloridos temas que clérigos y goliardos - los universitarios de entonces - compusieron, haciendo gala tanto de su erudición como de su desfachatez.

Durísimas y profundas son las sátiras en las que denuncian sin piedad alguna corrupción de la jerarquiía eclesiastica y de los poderosos, lo cual a mas de uno le costaría el pellejo.

Gualterio de Chatillon, nacido en Lille en 1135, universitario de París y maestro en Bologna y Roma, es el personaje elegido para recrear la vida imaginaria de un clerigo y sus vicisitudes en la denuncia, la taberna o el amor, junto a sus compañeros de estudio.

La obra se inicia con Orientis Partibus, que si bien no pertenece al cancionero de Carmina Burana (canciones de Beuern) es uno de los temas mas populares de la Edad Media, en el que se habla del asno, ese personaje tan rico y tan querido a la imagineria popular medieval y tan cargada de símbolos.

Representa tanto la inocencia como la ignorancia, la mansedumbre como la terquedad; y era el centro de celebraciones tales como la Misa del Asno para el solsticio de invierno, en la que el asno era entronizado. Y por Una noche, la mas larga de todas, la que señala el renacimiento de la luz, que en Europa coincide con la Navidad, los pobres gobernaban y los ricos servían, en un espíritu de festejo y algarabía, reverenciando en el animal al instinto, ala ingenuidad y a la naturaleza misma.
FORTUNA, IMPERATRIX MUNDI (FORTUNA, EMPERATRIZ DEL MUNDO)
¡Oh, Fortuna,
como la luna
de estado variable,
que ya creces,
ya decreces!
Vida detestable
que ora embotas,
ora aguzas
el filo del alma;
la indigencia,
la potencia
derrites cual hielo
¡Suerte vara,
despiadada,
rueda que no cesa;
salud vara,
estaba incierto,
siempre amenazado!
Entre velos
y tinieblas
contra mi combates;
con tu juego,
tan malvado
desnudas mi dorso
Todo gozo,
toda fuerza
la suerte me niega;
el doliente,
el indigente
siempre es un esclavo.
Pulsad ahora
sin demora
del alma las cuerdas;
que la suerte
abata al fuerte,
lamentad conmigo
LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net