sábado, enero 28, 2006

Literatura: Leemos a René Char.-

HAMBRE ROJA

Estabas loca.

¡Qué lejos queda!

Moriste, con un dedo delante de los labios,
En noble movimiento,
Para atajar la efusión;
En el sol frío de un reparto verde.

Estabas tan hermosa que nadie se dio cuenta de tu muerte.
Más tarde, era de noche, te pusiste en camino conmigo.

Desnudez sin desconfianza.
Pechos podridos por tu corazón.

A sus anchas en este mundo circunstancial,

Un hombre, que te hab+ia estrechado entre sus brazos,
Se sentó a la mesa.

Estate bien, no existes.


René Char (Francia; 1907; 1988)

Versión de Jorge Riechmann





LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net