jueves, marzo 09, 2006

Carta abierta a la Sra.María Cecilia Pando.-

Señora:
Tuve ocasión de verla --y escucharla-- durante sus declaraciones difundidas por un canal de televisión de Buenos Aires; es en ese contexto que deseo proponerle las siguientes consideraciones:
Ayer se recordó en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer, circunstancia que implícitamente constituye un homenaje a la larga lucha sostenida por mujeres militantes, que no conformes con el papel pasivo que la sociedad les asignaba, persiguieron y alcanzaron los objetivos que hoy les permiten actuar libre y plenamente dentro de su contexto.-
Uno de esos objetivos lo constituye la libertad de expresión, que Ud. pudo ejercitar plenamente al interrumpir las palabras del Sr. Presidente con un reclamo personal.-
Ud.pudo acceder a ello en reemplazo de una legisladora a quien asesora, lo que demuestra que Ud. puede actuar libre y plenamente en la sociedad, y nada menos que vinculada directamente a alguien que hace las leyes.-
Ud. manifestó públicamente su adhesión a un grupo de personas, que traicionando el juramento que le hicieran un día a su Bandera y por La Patria, utilizaron las armas que el pueblo les confiara para su defensa, en contra de ese mismo pueblo.-
Ud. justificó públicamente tal accionar, con la pobre excusa de remitirnos a la memoria y recordar la particular situación política vigente en aquellos días, olvidando que situaciones políticas solo admiten soluciones políticas y para las situaciones de violencia existen la policía y los jueces.-
Ud. actúa en política, por lo tanto no puede dejar de conocer --y reconocer-- que esos ex-militares que se alzaron contra las autoridades legítimas con el apoyo de su propia fuerza, actuaron en forma facciosa, por lo tanto ilegal y delictuosa.-
Ud. pone en duda públicamente que hayan existido toda clase de excesos por parte de la facción militar durante esos años, llegando hasta negar datos --como el número estimado de desaparecidos-- que fueron obtenidos por instituciones internacionales al margen de cualquier ideología y que coinciden al definir a muchos de los actos de práctica común por las que se autodefinían como "fuerzas legales", no fueron sino delitos de lesa humanidad, repudiados en todo el mundo.-
Ud.comparó las muertes adjudicadas a las organizaciones armadas con las provocadas por la facción militar, cosa que no solo no guarda proporción alguna, sino que pone en un plano de igualdad a ambos grupos enfrentados; por lo tanto, ambos operaban fuera de la Ley.-
Ud.ensaya una defensa a personas que llevaron a la Nacíon a una guerra, siendo las responsables de cientos de pérdidas de vidas, de bienes materiales y lo mas grave, destruir toda la acción de años de acercarnos a los malvinenses, que ahora nos miran con justificada desconfianza.-
Ud., siendo mujer y poseedora por naturaleza de la particular sensibilidad de aquellas que alumbran nueva vida y la protegen en sus años primeros, justifica y aprueba la acción de arrojar argentinos --con vida-- desde aviones que pertenecen a la Argentina, soslayando ex-profeso el hecho evidente que los responsables de este accionar, se transforman de inmediato en enemigos de la Argentina.-
Ud. pretende defender lo indefendible solo por razones personales y sin tener absolutamente ningún respaldo filosófico o ético para tal defensa.-
Ud. puede hacer ahora esto y mucho mas...también puede responder a esto: ¿Podría haber interrumpido las palabras del presidente de facto o defendido públicamente a alguna organización armada en la televisión de 1977 ?
Con el debido respeto.-
Prof. Enrique A. Servera.-
Formosa.-
LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net