lunes, abril 10, 2006

Historia de la Navegación: Los viajes de cuento de hadas...

-Supongo que soy un tipo romántico.- Tal vez Ud. no lo sea, y prefiera vivir sumergido en ese mar de cosas que la publicidad trata de convencernos de que uno no existe si no las tiene, --conmigo no van a tener esa suerte-- preocupándose por conseguir el último "ring tone" para su celular, por tratar de encontrar siempre la novedad en videojuegos o por no perderse ninguna de las películas recién editadas en DVD; pero yo no le confío esos pocos momentos de verdadero descanso que aún nos quedan a la tecnología...yo los dedico a viajar por el tiempo...y como romántico que soy, viajo al pasado.-
-Si, ya sé... lo veo venir, me va a salir con toda una serie de consideraciones científicas acerca de la imposibilidad de viajar por el tiempo... claro, eso es porque Ud. no puede abandonar su rígidez mental de tecnócrata, pero lo mio no se explica con fórmulas ni ecuaciones, ni siquiera es ciencia ficción, es mucho mas simple que eso...¿que como hago? ¡Pero si es muy fácil! Basta con un poco de imaginación y las imágenes adecuadas...
-Fíjese por ejemplo en estas...son tres antiguos barcos fluviales europeos de fines del siglo XIX y principios del XX ¿Se imagina la época? Los reinados de Prusia y Baviera, el Imperio Austrohúngaro,La Reina Victoria y su hijo Eduardo VII, el vals, los grandes salones de baile, el Expreso de Oriente y tantas otras maravillas perdidas.-
Imagínese a Ud. mismo viajando por el Rhin, o el Danubio, o algún lago de los Alpes a bordo de uno de estos vaporcitos.- Tal vez sea Ud. un joven estudiante inglés en sus vacaciones, o un militar austríaco; o quizás un atormentado artista polaco, un músico italiano o un escritor francés en busca de paz e inspiración...sea lo que sea, no debería faltar además esa misteriosa y bellísima dama que lo fascinó al verla, aquella que al fin accedió a compartir con Ud. una taza de chocolate caliente y unas masitas, mientras conversan hamacados por el vaivén de las aguas y con el marco de valles y montañas; o, si lo prefiere, una historia de oscuras intrigas involucrando a nihilistas rusos o nacionalistas balcánicos ...en fin, todo puede ser en la imaginación ¿Se da cuenta?
Haga la prueba, olvídese por un momento de la T.V. y sus malas noticias; de los impuestos y de la oficina y véngase para el mundo dende todo es posible...la imaginación...¡Lo espero!

El barco de vapor con ruedas laterales "Pilatus", navegando frente a la Ciudad de Lucerna, en Suiza.-

Confitería flotante, el vapor de ruedas laterales "Munich", en el Starnberger See (El Starnberger es uno de los lagos de la llamada "Región de los cinco lagos", en Baviera).-

El "Stadt Zurich", vapor de ruedas laterales, navegando en el Lago de Zurich frente a la ciudad mas importante de la Confederación Helvética.-
E.Hyde.-
LIBROUSADO.COM

El Tiempo por Tutiempo.net